¿Qué tipo de iluminación utilizar para el cultivo interior de marihuana?
Comentario: 0
Hit: 183

¿Qué tipo de iluminación utilizar para el cultivo interior de marihuana?

En nuestro post de hoy os mostraremos los distintos sistemas de iluminación para cultivos de interior. Existen multitud de opciones y es normal que nos asalten dudas sobre cual elegir. Con este resumen esperamos aclarar todas vuestras dudas para que vuestro cultivo obtenga el máximo rendimiento.

Nuestras plantas necesitan de la luz del sol para crecer, esto es obvio. Pero además en el cultivo interior debemos recrear el paso de las estaciones. Así nuestra planta sabe cuándo debe dejar de crecer y comenzar a florecer a medida que las horas de luz aumentan.


Para poder elegir bien, primero se necesita saber cuál es el espectro lumínico adecuado para el cannabis. El sol es la mejor fuente de iluminación para las plantas y proporciona una fuerte radiación en todos los rangos visibles de la luz. Las luces de cultivo interior tratan de imitar esta radiación. Por eso es importante asegurarse de que las luces estén generando los rangos adecuados del espectro.


La marihuana, durante su fase de crecimiento utilizan la longitud de onda de banda azul de la luz, que le ayuda a crecer de forma sana. Por lo que nuestras plantas necesitan 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad, imitando al sol de la primavera.


Después en su fase de floración las necesidades de la planta cambian y utilizan más la banda de luz roja, en un intervalo de 12 horas de luz y 12 de noche, imitando más al sol de invierno y otoño.


El espectro verde no las afecta, por lo que, si se requiere utilizar una luz en el cultivo sin alterar el ciclo, una lámpara de este color es lo adecuado.


Tipos de iluminación para cultivo de interior


Fluorescentes y CFL


Este tipo de bombillas son las más recomendadas para la fase de germinación y enraizar esquejes. Son bombillas de baja potencia que desprenden muy poco calor y además son de bajo consumo. Podemos encontrar los clásicos sistemas de iluminación con tubos fluorescentes o las bombillas de bajo consumo CFL. Este último no necesita de balastro, ya que lo lleva incorporado, bastaría con enroscarlas en el reflector. En el caso de las fluorescentes, simplemente deberás enroscarla al casquillo, como una bombilla de uso normal. Normalmente, los fluorescentes oscilan entre 18 y 55W por tubo, mientras que las CFL suelen encontrarse en 100, 125, 200 y 250W. Debido a esta baja potencia, se requiere una buena cantidad de bombillas para obtener una iluminación eficiente. Existen bombillas CFL en espectro rojo que pueden utilizarse para la floración.



Lámparas de halogenuros metálicos o HM


Las bombillas HM se usan para la fase de crecimiento. Estas lámparas están diseñadas para lograr una mayor reflexión en la luz que emite. Esta luz impactará directamente sobre las semillas y las plantas, lo que permitirá que crezcan y se desarrollen mucho mejor.
Este tipo de bombillas, al igual que las de sodio que se usan para floración, necesitan de un balastro. Si vamos a usar el mismo balastro para crecimiento y floración, debemos tener en cuenta los vatios, pues deberemos usar, por ejemplo, bombillas y balastros de 400w, o de 600w, etc. Lo más común es encontrarlas de 250, 400 y 600W.


Estas bombillas también pueden utilizarse durante la fase de pre-floración obteniendo buenos resultados al crear una estructura más compacta y tupida.

Bombillas HPS


También conocidas como bombillas de socio, las bombillas HPS (High Pressure Sodium) son perfectas para la etapa de floración de la planta. Existen, además, bombillas HPS mixtas que sirven tanto para la fase de crecimiento como la de floración. Son las bombillas más populares tanto por precio como por su fácil uso. Además, poseen una gran potencia y producen muy buenas cosechas. Lo negativo de este tipo de bombillas es que desprenden mucho calor, por lo que hay que instalar un buen sistema de ventilación. Para rebajar el calor emitido por estas bombillas muchos cultivadores utilizan un reflector cooltube conectado al extractor para rebajar así la temperatura de nuestro cultivo.

Iluminación LED


Las bombillas y paneles LED van ganando adeptos y son cada vez más populares y demandados por los cultivadores. Con la iluminación LED se consiguen muy buenas cosechas, su rendimiento es parecido a las bombillas HPS, pero su consumo es mucho menor y producen poco calor. Al apenas generar calor, no necesitaremos potentes extractores para nuestro cultivo interior. En invierno habrá que tener en cuenta que podría ser necesario el uso de mantas térmicas, calefactores o cualquier otro sistema que de calor a nuestro cultivo. Como desventaja podemos mencionar el precio, pero creemos que compensa por su bajo consumo eléctrico.


Iluminación LEC


La iluminación LEC es una novedad dentro de los sistemas de iluminación indoor. Se los conoce como lámparas CMH (halogenuro metálico cerámico) o LEC (light emitting ceramic) y representan una alternativa más profesional que los tradicionales equipos de sodio HPS. Se trata de una lámpara de halogenuros metálicos donde se ha cambiado el interior de cuarzo por un tubo de arco cerámico. con lo que se consigue una mejor eficiencia de la lámpara, además de una estabilidad y representación del color bastante superior. Son sistemas que consumen muy poco y aunque son más usados para crecimiento también se pueden usar para floración.



Básicamente estos son los sistemas de iluminación para cultivos de interior de marihuana más populares y demandados, aunque existen muchos más. Una buena elección es de vital importancia para el futuro de nuestra cosecha.  En nuestro grow shop online encontrarás todo tipo de bombillas y accesorios para tu sistema de iluminación.

Comentarios

Deje su comentario

* Required field